Como ya debes saber, la inversión inmobiliaria es una actividad que puede ser extremadamente redituable. Claro, siempre y cuando sepas cómo empezar. Lo último que debes hacer es dejar a la suerte el capital que destines para tu propiedad. Siempre es necesario recolectar toda la información posible antes de poner un departamento en venta o alquiler.

Por eso, en Nexo inmobiliario te mostraremos todos los factores que debes considerar antes de empezar a invertir en bienes raíces.

1.- No todas las propiedades son iguales

El primer factor que debes tener en mente es el tipo de propiedad en el que invertirás. Los bienes raíces tienen cuatro clases principales: viviendas, oficinas, comerciales, industriales y de uso especial. La oferta y demanda de estas, así como su rentabilidad general puede variar mucho.

Por ejemplo, algunos sectores como el de las oficinas tienen una rentabilidad bastante alta gracias a su naturaleza empresarial. Sin embargo, estos pueden experimentar períodos de vacancia, lo cual desanima a algunos inversores novatos.

Por otra parte, las viviendas como casas y departamentos ofrecen una rentabilidad media, pero su demanda es constante y tiende a la alza. Este es un contexto muy atractivo tanto para quienes recién han decidido empezar a invertir en inmuebles como para las personas más experimentadas.

Adicionalmente, la ubicación es otro factor importante por considerar. Algunos tipos de propiedades funcionan mejor que otras basadas en la demanda que experimenta la zona en la que se encuentra, lo cual es otro factor a considerar. Asimismo, asegúrate de investigar el desempeño actual que aquel activo en la economía. Eso te dará una mejor visión de la viabilidad de tu inversión.

2.- Conoce la oferta y la demanda

Una de las cosas más importantes que debes considerar antes de invertir en propiedades es que cada mercado es diferente. Cada espacio geográfico tiene su propia oferta y demanda; tu trabajo es informarte sobre esto con anticipación.

Es posible encontrar propiedades bastante prometedoras desde un punto de vista general, pero que tienen una sobreabundancia dentro de un área específica. Así, algunos inversores no logran anticipar el riesgo de adquirir un inmueble en un mercado saturado. Por ello, una buena forma de empezar es realizar una investigación de oferta de mercado en tu área.

3.- Entiende los ciclos del mercado

El sector inmobiliario no es independiente del resto de la economía del país. Factores como la estabilidad económica nacional, la tasa de desempleo y el PBI están directamente relacionados con la rentabilidad de las propiedades. Aquellos factores son muy variables, por lo que es mejor revisarlos constantemente.

Por ejemplo, entender la forma en la que funcionan los ciclos de mercado te ayudará a evitar comprar cuando el mercado se encuentra en un punto alto y a no verte forzado a vender cuando está en un punto bajo. Así conocerás cuáles son las oportunidades realmente beneficiosas y si estas se mantendrán así en un futuro cercano.

Te puede interesar: 5 miedos al empezar a invertir en propiedades y cómo superarlos

4.- Ten un fondo para contingencias

La incertidumbre es un factor presente en toda inversión. Sin importar cuánto hayas investigado y lo preparado que estés, siempre encontrarás factores desconocidos que pueden influir de forma positiva o negativa en tu productividad. Una gran forma de lidiar con los imprevistos es tener un fondo para contingencias.

Por ello, debes separar una parte del costo de tu adquisición inicial para ayudarte con eventos como cambios en el volumen de la renta, trabajar con alguien que administre el inmueble, renovaciones, etc. Asimismo, el fondo puede ayudarte a cubrir la deuda de la hipoteca hasta que los pagos disminuyan eventualmente.

Este fondo será particularmente útil durante los momentos en que tu propiedad tenga un desempeño negativo. En promedio, este presupuesto debería de ser entre 10 % y 15%, pero la cifra puede variar según el rendimiento del inmueble.

5.- Prepárate para contratiempos en los plazos

Así como existen imprevistos en términos de costos, también los hay cuando se trata de plazos. La mayoría de personas establece cronogramas al momento de renovar un inmueble, encontrar inquilinos o empezar a recibir ingresos, lo cual es muy recomendable. Sin embargo, muchas veces estos son poco realistas.

Siempre encontrarás contratiempos que te harán retrasar los plazos que tienes programados. El buen desempeño de tus activos puede variar o no empezar a tiempo debido a factores económicos, ciclos de mercado y otras necesidades relacionadas al inmueble. Establece plazos que contemplen periodos adicionales para afrontar mejor esas situaciones.

Encontrar una propiedad realmente valiosa no es una tarea simple. Te tomará tiempo revisar diferentes alternativas y, sobre todo, requerirá paciencia. Si sigues estos consejos para invertir en inmuebles te será más fácil encontrar una buena alternativa.

En Nexo Inmobiliario podrás encontrar las principales inmobiliarias del país y sus diversos proyectos. ¿Estás buscando el departamento, casa, lote u oficina ideal? Ingresa a nuestra página oficial y encuentra el inmueble soñado a solo un clic.

Write A Comment