¿Buscaste entre cientos de departamentos en venta y encontraste uno que te encanta? Quizá aún sigues buscando la vivienda que te ofrezca todo lo que necesitas. Una vez que encuentres tu inmueble perfecto, hay un paso que tienes que seguir sí o sí: seleccionar los colores que mejor combinan con tu personalidad y que encajen con tu decoración.

Se trata de un proceso muy interesante, pero que requiere algo de análisis. Si no tienes claro por dónde empezar, a continuación te mostraremos cómo elegir los colores para tu departamento.

1.- Revisa tus habitaciones

Antes de seleccionar una paleta de colores para tu hogar, tienes que considerar la forma en la que tus espacios se conectan unos con otros. Hay algunas habitaciones que son visibles desde otros puntos. Es recomendable que des un pequeño paseo por tu casa y revises cuáles son los ambientes que son visibles desde otros cuartos.

Para esto, puedes hacer uso de los planos de tu inmueble (aunque un bosquejo podría ser suficiente). ¿Se ve la cocina desde el comedor de tu depa? Debes tomar notas de cada una de esas variables. Con ellas podrás entender mejor la forma en la que interactúan los colores de cada habitación a fin de que combinen de forma adecuada.

2.- El color inicial

Luego, al momento de elegir los colores, debes empezar por seleccionar uno para la habitación que resulte más grande y central. Por lo general, esta resulta ser la sala o la cocina y aquel es un gran punto para empezar a trabajar en la paleta completa. Con frecuencia, aquella tarea puede ser larga y difícil a causa de todas las alternativas a tu disposición.

Entonces, lo que puedes hacer es escoger un color suave para la habitación central. Los matices que no son intensos suelen combinar bien con la mayoría de tonalidades, lo cual simplificará tu elección. Asimismo, el blanco y los tonos derivados de este encajan bien con otros ya sean tonos fríos o cálidos.

3.- El color más intenso

Si te encantan los tonos pronunciados y deseas hacer uso de uno en alguna habitación, tienes la opción de empezar desde aquel punto. Luego, en base a aquel matiz, puedes elegir colores suaves que lo acompañen y ofrezcan algo de balance.

Se trata de un proceso inverso al anterior: en lugar de empezar con un color suave, inicias con un matiz intenso y los demás deben acomodarse a este. Por supuesto, también es posible usar tonos intensos uno junto a otro, pero eso puede darte resultados algo riesgosos.

4.- Tonos en el mismo color

Una opción que debes considerar al elegir los colores para tu casa es construir tu paleta con diferentes tonos de un mismo color. Se trata de una alternativa bastante común y que funciona mejor cuando tienes habitaciones adyacentes.

Empieza seleccionando un color atractivo y luego eliges la tonalidad que se encuentra muy cerca dentro de la escala cromática. Por ejemplo, si te gustan los tonos azules y escoges el bígaro para tu sala, puedes darle a una habitación contigua como el comedor un matiz similar como cerúleo, teal o azul marino.

Otra forma de llevar a cabo aquel proceso es seleccionar un color y añadirle blanco a la mezcla para tener una versión más clara de esa misma alternativa. Lo genial de este método es que, además de obtener algo de profundidad en tus ambientes, no tienes que preocuparte por que los tonos no combinen.

Te puede interesar: Dale a tu casa una decoración feng shui

5.- Colores en espacios de enlace

Ten siempre en mente que los colores como el blanco, gris o beige son elecciones muy seguras en pasillos y otros ambientes que conectan habitaciones. Estos ofrecen a la vista un espacio de descanso entre áreas que tienen tonos más intensos o llamativos.

En contraste, si has decidido quedarte con los matices suaves o neutrales en tus habitaciones, los pasillos y espacios de enlace pueden convertirse en ambientes ideales para experimentar con tonos más intensos. No tiene que ser un gran cambio de los demás colores que usas en otros cuartos, ya que cuando usas tonalidades suaves, los cambios ligeros suelen ser muy notorios

6.- Prueba tus posibles colores

Conforme definas tu paleta de colores, es necesario que pruebes cómo lucirán los tonos seleccionados una vez que los apliques a tus paredes. Intenta llevar a casa muestras pequeñas de la pintura que has elegido. Una vez en el depa, aplícala en un punto pequeño de la habitación en la que la usarás.

Si bien a algunas personas les basta con las tarjetas de muestra de colores, estas pueden ser algo engañosas. Imagina que luego de pintar tus ambientes, los tonos no se ven como en las fotos, complicando la decoración de tu casa. Evita riesgos innecesarios y comprueba que la pintura lucirá realmente como deseas una vez que haya secado.

Ahora conoces las principales variables que debes considerar al elegir los colores para tu hogar. Con un poco de atención a los detalles tu departamento nuevo lucirá como salido de tus sueños.

En Nexo Inmobiliario podrás encontrar las principales inmobiliarias del país y sus diversos proyectos. ¿Estás buscando el departamento, casa, lote u oficina ideal? Ingresa a nuestra página oficial y encuentra el inmueble soñado a solo un clic.

Write A Comment